AEMK - Associação Estavam e Maria Kovacsik

  • A+
  • a-
  • Back


Conozca un poco sobre la historia de
Estevam y su método

ESTEVAM

Estevam nació en Varzal (Varzari), una aldea tranquila de la provincia de Bihar (Bihor), del antiguo imperio Austro-Húngaro. Él nació en una familia de campesinos el año 1903. Sus padres se llamaban Martin Kovacsik y Ana Karasek.

A los siete años se mudó a la provincia de Silagy, donde no tuvo grandes cambios en el modo de vida de la familia. A los 21 años vino con la familia a Brasil. Después de algunos años de trabajo juntó sus ahorros y compró un pequeño camión y comenzó a vivir de hacer fletes. Más tarde se empleó de chofer en una empresa revendedora del sector automotriz. Permaneció allí hasta jubilarse. Estevam se jubiló a los 61 años de edad y con 35 de servicios continuos e ininterrumpidos.

Estevam y su familia, al principio, vivieron en el barrio de Perdizes, zona oeste de São Paulo. Después de casarse con Maria Zvonik se mudó al barrio de Jabaquara, zona sur de SP, donde su familia reside hasta la actualidad.

Estevam siempre fue un estudioso. A pesar de no tener formación escolar, siempre fue muy dedicado a la lectura. Y de esa dedicación suya obtuvo su notorio conocimiento sobre radiestesia, cáncer, organismo humano y sobre la vida como un todo.

Comenzó sus primeras observaciones que lo llevaron la investigar el cáncer en 1948. Con pequeños hechos de lo cotidiano, que para otros no despertaron absolutamente ningún interés. Dedicó durante más de una década su vida a la investigación, trabajando desde el amanecer hasta el comienzo de la noche en su empleo y bien entrada la noche investigando el cáncer. Fue una larga y dura empresa hasta consolidar su teoría sobre el origen de la enfermedad y desarrollar la primera fórmula para combatirla.

Después de desarrollar la primera fórmula, pasó algunos años dividiendo su tiempo entre el empleo, la familia, la investigación y el tratamiento de personas enfermases. Hasta que se jubiló en 1964 y pudo dedicar el resto de su vida a su trabajo con el cáncer.


Infelizmente, murió sin poder ver su trabajo alcanzar su principal objetivo, que es la donación del Método Kovacsik a la humanidad entera con la finalidad de que se pudiera beneficiar a todos los que sufran con esa terrible molestia en el mundo entero.

Estevam buscó la comprobación científica del Método Kovacsik, disponiéndose a presentarse en cualquier lugar que fuese indicado, para demostrarlo totalmente, permitiendo el acompañamiento permanente y el análisis crítico de sus métodos y resultados. Estevam siempre creyó que las personas mejor preparadas y con mejores recursos podrían desarrollar más su terapia y universalizarla, y todos los interesados podrían utilizar este método.